Ce Barrero

Cecilia Barrero, alias Ce. Fanáticamente argentina pero con algo de mexicana, chapina, caribeña y brasilera en el alma; orgullosa mamá de una guerrera dominicana y una bomba mexicana; abogada por carrera pero sobretodo por inmensa pasión, escribe para mexperiencia sus reflexiones sobre sus 6 mudanzas internacionales.

21 años en estos trotes y volvería a hacerlo una y mil veces más. Cualquiera diría que con ese titipuchal de años en estas vueltas, cuento ya con un doctorado en traslados, pero lo cierto es que no hay manera de tener una especialidad en este rubro porque cada mudanza, cada cambio, cada destino, te enseña otro poquito más.

Visto desde lejos todo resulta glamouroso, brillante, distante de problemas, puras cosas buenas, exótico. El tener todas esas cualidades de nuestro lado, parece no concedernos el derecho a reclamar.

Ce Barrero

En tantos años aprendí que hay mucho de bueno en este estilo de vida y menos glamour y purpurina de lo que se suelen imaginar. También entendí que un “gracias “ no alcanza para cubrir todo lo maravilloso que en el camino hemos encontrado, pero de vez en cuando es justo y necesario el poderse quejar.

Es una elección que abre lo ojos al mundo; muda radicalmente la manera de ver, entender y vivir las cosas y marca el alma sin posibilidad de vuelta atrás.

Viajamos y conocemos el mundo; nuestros retoños hablan, cual loros, más de una lengua; gozamos de los privilegios de más de una nacionalidad; tenemos amigos a quienes visitar por doquier; incorporamos culturas a nuestras vidas sin autorización y dejamos el corazón repartido en cada destino del que nos marchamos. Eso es lo maravilloso y grandioso de este andar.

Pero es un andar solitario, donde el extrañar es lo diario. No hay nada de brillo y glamour en nuestras despedidas; nada de purpurina en las cajas de nuestras mudanzas; nada de lindo en ver partir nuestras cosas sin tener idea de cómo ni cuando irán a llegar; nada de agradable en dejar amigos atrás; nada de simple en acomodar hijos al llegar; nada de sencillo en curar corazones adoloridos; nada de fácil en volvernos a reinventar.

No todas las almas están hechas para estos trotes y a veces es preciso desertar a la mitad del andar; pero para aquellas que aún seguimos en estos giros, a veces es mas fácil seguir que volver atrás.

Quizás la única duda que me llega, es saber cómo nuestros hijos lo van a procesar; una incógnita que tendrá que esperar su turno para poderse disipar.

Dice el tango que 20 años no es nada y yo le agregaría que mis 21 se pasaron en un intenso piscar.

Nada de glamoroso y mucho de bueno, por lo que escojo una y un millar de veces más el seguir trotando por el globo, solo hasta que el cuerpo ya no me quiera dar más.

Ce Barrero. Si te ha gustado este post, sigue a Ce en su blog personal: NEXT STOP.

¿Cómo calificarías esta información? ¿Te pareció útil? ¡Por favor califícanos!
Artículo anterior¿Buscas alquilar en zonas más baratas de la Ciudad de México?
Artículo siguienteReceta de Pico de Gallo de Mango
Soy Cecilia Barrero, alias Ce. Fanáticamente argentina pero con algo de mexicana, chapina, caribeña y brasileraen el alma; orgullosa mamá de una guerrera dominicana y una bomba mexicana; abogada por carrera pero sobretodo por inmensa pasión; corredora por necesidad y gusto adquirido; trotamundos. Partí de mi Buenos Aires querido el 30 de junio de 1996, el día que mi viejo cumplía 56 años; perdón papá. Vuelvo de vacaciones cada año. Mis afectos verdaderos siguen allá intactos, sin ellos jamás de los jamases hubiera podido continuar este viaje. Cuento en mi haber con 6 mudanzas internacionales y, porque me hacían falta cambios, decidí mudarme localmente unas 4 o 5 veces más. Cosa de locos. Escribo para no reventar; para sacar del alma lo que vengo macerando hace tantos años.

Deja un comentario