Ofrenda o Altar de Muertos

La ofrenda o altar de muerto es una de las tradiciones mexicanas milenarias más bonitas del mundo. La tradición es prehispánica pero al llegar los españoles se añadieron motivos católicos y se estableció el día de muertos el 2 de noviembre.

El altar se hace para que las ánimas de los difuntos regresen esas noches y convivan con la familia, consolarlos y confortarlos por la pérdida.  También vienen a disfrutar de la comida y las flores que sus seres queridos les ofrecen. Se cree que las ánimas llegan de forma ordenada.

El altar se coloca en una habitación, sobre una mesa o repisa. Los más comunes son los altares de dos niveles, que representan el cielo y la tierra; también hay altares de tres niveles en los que añade el concepto del inframundo. El altar más tradicional es el de siete niveles que simbolizan los pasos necesarios para que el alma pueda descansar en paz.

Altar de muertos, México
Foto de Eva Herber

Si te fijas, estos son los elementos más representativos de los altares:

Imagen del o los difuntos. Esta imagen se pone en la parte más alta del altar.

La cruz. Introducida por los españoles para incorporar el símbolo cristiano de la muerte.

Copal e incienso como aromas. El copal es un elemento prehispánico que se usa para limpiar y purificar la energía de un lugar; el incienso santifica el ambiente.

Arco. Simboliza la entrada al mundo de los muertos. Se le adorna con limonarias y flores de cempasúchil.

Papel picado. Se considera la representación de la alegría festiva del Día de Muertos y del viento.

Velas. Representa el fuego y la luz que guía el alma.

Agua. Se pone un vaso de agua para que el espíritu sacie su sed después del viaje desde el mundo de los muertos. También se pueden poner objetos de aseo personal para el difunto.

Flores. Son el adorno usual en los altares y el sepulcro. La flor de cempasúchil, de un vivo color naranja, es la flor que guía con su aroma a los espíritus en este mundo.

Calaveras. Las calaveras se ponen por todo el altar y pueden ser de azúcar, barro o yeso, con muchos adornos de colores y representan la muerte.

Comida. Se cocinan alimentos que les gustaba al fallecido para que el alma lo disfrute. Además se suele poner pan de muerto, un pan con azúcar que se hace en esta época del año.

Bebidas alcohólicas. Se ponen las bebidas que le gustaban al difunto.  Generalmente son bebidas mexicanas: tequila, pulque o mezcal.

Objetos personales. Artículos y juguetes preferidos por los adultos en vida

Cuando ya está todo puesto, se encienden las velas y se reza por el difunto. El festejo es un homenaje, recuerdo y reencuentro de forma feliz con los difuntos con la promesa de alcanzarlos un días en el más allá. Es una tradición muy bonita que une a los que estamos aquí con los que ya se nos fueron.

 

¿Cómo calificarías esta información? ¿Te pareció útil? ¡Por favor califícanos!