Mudarse con niños.
Foto de Arek Socha

Ya están terminando los colegios y las familias que cambian de país empiezan a preparar las mudanzas para que los niños empiecen el curso escolar en el nuevo destino.

Para algunas familias se trata del salto profesional que buscaban para otras es consecuencia dramática de la crisis económica que está sufriendo Europa. No somos psicólogos, somos padres que hicimos el cambio con niños que ya se han convertido en adolescentes y os contamos en perspectivas cómo nos fue.

1. Los niños son chicos pero no tontos. Hay que decirles la verdad, que a uno de los padres le han ofrecido/mandado a otro país y que toda la familia lo va a acompañar y a apoyar. Es muy importante transmitirles que ellos son una pieza clave para que esta decisión funcione y que dejar un país no significa ni olvidar ni abandonar el que se deja.

2. Lo más práctico es que los padres se escapen al nuevo país y busquen colegio y casa cuando los niños están todavía tranquilos en España.  Tener decidido dónde llegar y enseñárselo a los niños cuando aún no han salido es más tranquilizador que llegar a la aventura con ellos.

3. Establecer horarios y rutinas lo antes posible. Hora de levantarse, entrada al cole, actividades extraescolares. Es normal que vean a los padres luchando en la nueva vida: aprendiendo a conducir en la nueva ciudad, investigando en el súper… que vean que para todos es duro pero que hay espíritu de superación.  Buscar ayuda en el colegio y hablar con los profesores es muy importante.

4. Generalmente sus primeros amigos son niños que están en su misma situación. Acaban de llegar y no entienden la cultura, poco a poco los vas a ir viendo cómo se habitúan y entienden las reglas del juego aunque también los veas muy frustrados, criticándolo y comparándolo todo.  O sacan el enfado en el colegio o lo sacan en casa. Es importante quedar con familias con niños que también acaban de llegar.

5. Escuchadlos cuando se quejan y sonreid cuando veis que entienden lo nuevo.

6. Haced un esfuerzo y disfrutad en familia. Si han perdido la seguridad y el calor que tenían en España deben ver una familia unida que se divierte.  Poned música en casa, salid los fines de semana, id a la piscina o jugad en casa todos juntos.

7. Que hagan un deporte y competir a nivel local es muy importante. Les da sentimiento de pertenencia.

8. Haced skype, grupos de whatsapp, etc. con la familia en España y que sigan en contacto con sus primos y amigos.

Nadie dice que es fácil pero es muy bonito.

¿Cómo calificarías esta información? ¿Te pareció útil? ¡Por favor califícanos!