Libro emprendedora

Hoy continuo mi colaboración con Fátima y encantada de participar en este espacio que tanto nos ayuda.

En mi primer artículo, (si te lo perdiste puedes leerlo aquí), contaba el detalle de los trámites que hice para darme de alta como autónoma en México.

La verdad es que cuando me enteré de la existencia del Régimen de Incorporación Fiscal  (RIF) un mundo entero se abrió ante mis ojos.

Yo ya había comenzado mi emprendimiento online en España, decisión que a día de hoy agradezco, ya que en la familia teníamos bastante claro que nos apetecía vivir una temporada en el extranjero. La experiencia, además de ser de lo más enriquecedora, te hace fuerte en el terreno emocional, y además soy de las que piensan que la mejor herencia que podemos dejar a los hijos es la educación, así que espero que ellos la aprovechen al máximo para construir un gran aprendizaje.

Emprender en España es bastante complicado, la última ley de autónomos “facilitó” un poco el tema, pero si no te podías acoger a ella tienes que comenzar pagando casi 300 € al mes, (la cuota mínima en 2017 es de 267,03 €).

Y todo el mundo sabe que cuando comienzas un proyecto, lo primero que tienes son gastos. Nunca he entendido por qué todo tenía que ser tan difícil, en un país en el que además las pequeñas y medianas empresas son tan importantes en la economía global, y en el que había una necesidad urgente de salir de una crisis muy larga e importante. Parece mentira que para un español fuera más sencillo montar una empresa en países como UK o Luxemburgo, (tanto en tiempo como en costo). ¿Por qué en otros países de la UE no hay que pagar una cuota inicial tan alta, no existe o simplemente es proporcional a tus beneficios?

Bueno, dejándonos de lamentos, os cuento que aquí en México hay muchas más oportunidades. Además de que hay más empleo, cada día veo abrir negocios a todo tipo de gente. Es cierto que también cierran muchos, pero las personas lo intentan, es más sencillo que en otros lugares, y desde mi punto de vista si no sale bien a la primera, no hay que interpretar la experiencia como un fracaso, sino más bien como un aprendizaje.

El trámite para obtener tu permiso para trabajar como freelance acogiéndose al RIF dura apenas 20 días. Cuando te registras en el Registro Federal de Contribuyentes te creas una clave para poder hacer gestiones a través de internet.

Una vez que tienes tu permiso, ya puedes ejercer tu actividad de forma independiente, e incluso emitir facturas a través de esta página del SAT que es realmente sencilla.

factura sat

https://rfs.siat.sat.gob.mx/PTSC/RFS/menu/

Dentro de este régimen sólo tienes que hacer declaraciones bimensuales, en las que reflejas la contabilidad de tu emprendimiento, (tanto las facturas emitidas como los gastos que te puedes desgravar, como podría ser el IVA de un portátil), y no mensuales, como en el caso de que tuvieras una sociedad.

En mi caso personal, voy a hacer mi primera declaración en mayo, que corresponde a los meses de marzo y abril, así que ya os iré contando en próximo post, pero el resumen general es que todo es mucho más sencillo que en España.

Durante este tiempo he conseguido algunos trabajos como Community Manager, ayudando a otros emprendedores de aquí, además de los cursos que ya impartía anteriormente.

Y no sólo eso, este país de oportunidades me ha animado a sacar del cajón del olvido algunos proyectos que tenía y que me parecían muy difíciles de lograr.

A día de hoy voy a cumplir uno de mis sueños: publicar un libro. Era algo que quería hacer desde hacía unos tres años, y nunca veía el momento ni la oportunidad. Producir en México es más sencillo y económico, de hecho, hay muchos creadores que vienen aquí porque tienen oportunidades que no encuentran en su país natal.

Además, aquí he encontrado la web de Fondeadora, que a través de Kickstarter ofrece la posibilidad de lanzar campañas de crowdfunding para pequeños creadores.

fondeadora & kickstarter

Al analizar todas estas posibilidades, y contar además con la estupenda ayuda de una editora en España con la que trabajo mano a mano online, me decidí a lanzarme. Publiqué mi proyecto hace apenas una semana, con el objetivo de conseguir algo de financiación de mecenas particulares, y a pesar de conocer a muy pocas personas aquí, ha comenzado mucho mejor de lo que esperaba.

comunicación con bebés

La campaña dura 30 días, que estoy segura que serán de lo más emocionantes. Mi siguiente paso es enviar notas de prensa a diversos medios para ver si a alguno le apetece publicar algo y eso sería un gran empujón. Sé que es algo enormemente difícil, pero no por ello voy a dejar de intentarlo  😊

Desde aquí animo a todo el mundo a que lance a perseguir sus sueños, porque, aunque nos parezcan muy difíciles, con ilusión y mucha constancia, algunas veces, se cumplen.

¿Te atreves a salir de tu zona de confort?

frase inspiradora

 

¿Cómo calificarías esta información? ¿Te pareció útil? ¡Por favor califícanos!
Artículo anteriorLlega a México Bomarzo, producción del Teatro Real de Madrid
Artículo siguiente8 consejos para mudarse con niños.
Soy Miriam, Ingeniera de profesión y apasionada del mundo de la maternidad, educación y la crianza respetuosa. Me entusiasma la infancia y en especial los bebés, y también todo lo relacionado con los procesos de aprendizaje y el desarrollo de las personas. Logré juntar mis dos pasiones al fundar mi propio proyecto creando esta web con gran ilusión y a base de quitarme horas de sueño mientras trabajaba también por cuenta ajena. Desde entonces, me dedico a acompañar a familias, instituciones educativas y profesionales de la infancia a establecer una comunicación temprana con los niños basada el fomento del vínculo afectivo: para ello me formé como instructora de lengua de signos para bebés, instructora de porteo, educadora de masaje infantil por la IAIM/AEMI, en pedagogías respetuosas con los procesos de desarrollo infantil como el Programa de Coaching Educativo de la Pedagogía Blanca, Montessori, Waldorf.. etc. Me apasiona tanto la infancia que también fundé la Asociación de Crianza “Entre Nubes”, establecida en Las Rozas de Madrid y representada en el Consejo Sectorial de la Mujer del Ayuntamiento. Continúo formándome en todo lo que puedo y cada día aprendo y disfruto con el trabajo que realizo.