Emigrar

1. Te vas a conocer de verdad y vas a ver lo fuerte que eres.

Con cada cambio llegan despedidas y pérdidas.  Te vas a dar cuenta de qué era realmente importante para tí cuando vivías en España.  Si sufres porque no ves el mar todos los días, si te mueres por el gazpacho de tu madre o algo mucho más serio y duro por ejemplo cómo sufres la angustia, el dolor o la tristeza.

Vas a echar cosas en falta que nunca te hubieras imaginado como tu antiguo coche, el camino a tu oficina y por supuesto las reuniones con amigos y familia.

2. Tu cerebro se va a volver mucho más ágil

No importa que las cosas estén en otra moneda o en otro idioma, que para llamar a España tengas que poner un 1 entre un prefijo y otro, que te digan que des vuelta en u o que en la cuchilla gires a la derecha o que te pidan “tu errefesé”… Tu instinto de supervivencia te va a sacar de todos estos apuros porque tu cerebro está en modo de aprendizaje y abierto a cualquier cosa.

3. Vas a tener amigos que ni de broma te hubieran atraído en España

Llegas a un país nuevo y a lo mejor decides no buscar españoles para zambullirte en la nueva cultura.  Pero al final, encuentras gente como tú, en tu misma situación, que habla tu idioma, que sabe lo que es la morriña, el sentirse lejos y solo y haces amistades que nunca te hubieras imaginado y que toda la vida recordarás con muchísimo cariño.

4. Entenderás mejor tu propio país

Desde lejos verás España muy diferente a como estabas acostumbrado a verla.  Apreciarás valores importantes y entenderás el famoso “es que en España se vive muy bien” que antes no habías valorado.  Apreciarás el buen clima de España y las discusiones a grito pelado.

5. Crearás una familia con una cultura única

Vivir fuera, apoyarte 100% en tu conyuge y en tus hijos, nuevos horarios, ingredientes, comidas, frases nuevas que se te van pegando van a hacer de tu familia algo nuevo e irrepetible. Una familia más abierta y comprensiva con las fortalezas y debilidades de los otros.  Habrá discusiones en las que ya no digas “porque así se hacen las cosas desde siempre” sino que te sientes y entre todos se decida qué es lo mejor para todos.  Los niños en algunos momentos serán el soporte de la casa y los verás crecer en todos los sentidos.

6. Vas a tener un nuevo nombre

Ya sea porque en el nuevo país te cambien el nombre y te llamen por un diminutivo o apodo como “el español”, “la Pilarica” o bien porque cuando llegas a España te añaden el sufijo “la que vive en México”, “el que emigró”… La vida te da la oportunidad de ser alguien nuevo, alguien con todo lo que tenías antes de irte pero con un aire nuevo, sobre todo con mucha más paciencia y una sonrisa diferente. Alguien que diga “todo bien” aunque es duro vivir fuera…

 

¿Cómo calificarías esta información? ¿Te pareció útil? ¡Por favor califícanos!